Soluciones a los 5 errores más típicos de los primeros vídeos

¿Cuántas veces nos hemos tirado al agua sin saber la profundidad, la temperatura del agua o si había piedras? Pues eso es lo que nos pasa en algunas ocasiones cuando vamos a grabar un vídeo, que saltamos y no nos preparamos ná, ni tenemos las cosas en cuenta. Pero bueno, no sus preocupéis porque hoy os traemos las soluciones a los 5 errores más típicos de los primeros vídeos.

Los errores más típicos ocurren cuando tienes poquita experiencia porque luego es automático. Es como la check list de los pilotos de aviones. Antes de ponerte a grabar te cercioras de que todo esté en perfectas condiciones. Y oye, no te preocupes si en alguna ocasión te ocurre esto porque es que… ¡somos humanos! y todos nos equivocamos. Lo importante es aprender y poner soluciones. Y precisamente eso es lo que nosotros vamos a hacer, poner soluciones a los 5 errores más típicos de los primeros vídeos. ¡Allá vamos!

1. Vídeos sin concepto, ni estructura, ni guion

Esto es lo que suele pasar en la mayoría de los casos. Nos lanzamos a hacer un vídeo sin tener una estructura previa bien organizada. ¿Qué tengo que hacer? Pues debes preparar un guion. Un guion con todo lo que tengas en la mente. Empieza por un pequeño borrador plasmando las ideas y cuando tengas claro qué es lo que quieres y cómo lo quieres, organízalo a través de un guion. Esto facilitará muchísimo a la hora de grabar porque en todo momento sabrás qué es lo que tienes que hacer.



2. Grabar planos sin saber por qué

Nos ponemos a editar, y ¡dios santo! invertimos muchísimo tiempo revisando planos que no sirven pá ná. ¿Esto por qué pasa? Pues precisamente por lo que comentamos en el punto anterior. Porque no has elaborado un guion previo y te pones a grabar como si no hubiera un mañana ‘por si acaso’.

3. Grabar sin tener en cuenta el enfoque, el encuadre y/o la luz

Nosotros le damos al play y adiós. ¡No, hombre, no! Debes tener en cuenta unos detalles muy pequeños pero que a la hora de la visualización del vídeo son muy grandes. Sigue, por ejemplo, la regla de los tercios; si es una entrevista, asegúrate que el protagonista está enfocado, que no hay sombras, que no está quemada la imagen… Todo esto ayudará a que el resultado final sea awesome



4. Grabar planos demasiado largos y en movimiento

A no ser que el movimiento tenga relevancia en el plano, ¡estate quieto! Intenta grabar planos de unos 8/9 segundos y estáticos. Ya verás que a la hora de editar te va a resultar muchísimo más fácil si grabas planos cortos y sin movimiento.

5. No comprobar el audio

¡¡MUY IMPORTANTE!! Cerciórate tanto en planos recurso como en entrevistas que está entrando el audio. Ponerte a editar y darte cuenta de que no hay audio es una de las peores sensaciones que se pueden experimentar. Habrá en alguna contada ocasión que podrás repetir la grabación pero la mayoría de las veces no… así que, asegúrate por dió que el audio está entrando.


Creemos que con esto y un bizcocho no tendremos que volver a repetir el vídeo a las ocho así que, muy atento a estos pequeños errores Nopper. Si hace falta créate una check list antes de ponerte a grabar y todo irá ¡¡sobre ruedas!!

¡Suscríbete para estar siempre a la última!

* indicates required